Bebé

Almohada para bebé: ¿base o no?


Completar la canastilla y las cosas necesarias para el recién nacido da mucha satisfacción a los padres. Ropa linda, pequeña, pañales, mordedores, ropa de cama: todo lo que un niño necesita. Para muchos productos, la voz decisiva tiene un sabor gustativo.

Sin embargo, el problema surge cuando necesita comprar una cuna, colchón, edredón y almohada para adaptarse a su hijo, pero también para estar seguro. Si bien la colcha y el colchón son necesarios, el tema de las almohadas sigue siendo objeto de muchas discusiones. Las opiniones de los pediatras están divididas y es difícil elegir la solución correcta.

¿Por qué una almohada?

Al comprar una colcha para un bebé, a menudo tenemos una almohada delgada en el juego. Además, cuando compra ropa de cama para bebés, hay una funda de almohada en el juego. Esto no es sorprendente.

La almohada es un componente de cada ropa de cama, está diseñada para hacer que el sueño del usuario sea más placentero. Y si dormir en una almohada es cómodo, ¿por qué no darle a su hijo no solo mientras duerme, sino también durante el descanso?

Las almohadas son generalmente suaves, también absorben pequeñas caídas, por lo que los padres voluntariamente ponen un bebé sobre ellas o las acuestan para que el niño pueda "ver" mejor el mundo circundante.

Acostado sobre una almohada y desarrollo infantil

El cuerpo del recién nacido debe mantenerse en línea recta, la cabeza al ras con la columna vertebral, mientras que colocar la almohada puede alterar la posición del cuerpo, lo que se vuelve antinatural, lo que puede provocar malformaciones, por ejemplo, deformación de la cabeza.

La cabeza del bebé generalmente se mueve en línea con el cuerpo durante el día, lo que promueve el desarrollo muscular. Desafortunadamente, la almohada, incluso la delgada, puede dificultarla. El niño que quiere mover la cabeza en su lugar, siente resistencia, lo que tensa los músculos del cuello y la espalda, lo que a su vez puede provocar asimetría.

A menudo, la almohada es grande y no solo la cabeza descansa sobre ella, sino también parte del torso y la espalda, para que el niño pueda doblar su torso de forma antinatural. A los bebés a menudo les gusta darse la vuelta, especialmente boca abajo, y la presencia de la almohada no solo limita estos movimientos, sino que también se vuelve peligrosa para la vida. Por otro lado, cubrir al niño con almohadas obliga a la columna vertebral y al cuello a tomar una posición de media sentada, para lo cual el bebé no está preparado en los primeros meses de vida.

Almohada de bebé necesaria?

Hay muchas indicaciones que sugieren que una almohada para bebé es necesaria, aunque no permite que el niño se desarrolle adecuadamente.

Los bebés que tienen problemas con aguacero excesivo, reflujo gastroesofágico deben acostarse sobre la almohada para que no corran el riesgo de quedar atrapados en el contenido del estómago.